Parásito de la naturaleza.

Casi todo el mundo piensa que somos parte de la naturaleza y parece que sí pero si lo pensamos más seriamente parece que no porque la naturaleza siempre da: el sol da luz y calor, el agua se da para que los seres beban, el aire se da para que los seres puedan respirar, la tierra da espacio para que los seres vivan, las plantas se ofrecen para que los seres las usen. Sin embargo, nosotros actuamos al contrario: cogemos aire, tomamos agua, ocupamos los lugares de la tierra, absorbemos luz y calor, comemos de todo, para vivir. Nuestra forma de actuar es contraria a la forma de la naturaleza, por tanto, nuestro modo de vida no forma parte de la naturaleza sino que parece la forma de vida de un parásito de la naturaleza.

Si no estuviéramos en la tierra, su naturaleza tendría más paz y disfrutaría de mayor hermosura.

Por eso, el camino del humano, ¿hacia dónde va? Casi todo el mundo está siempre buscando su camino, busca su luz, busca su esperanza, para ir hasta el cielo.

Desde hace 2.000 años han existido y existen muchos cristianos pero ¿cuántos de ellos han encontrado a Jesús y están junto a él?. Igualmente, desde hace 2.000 años, han existido y existen muchos monjes budistas pero ¿cuántos de ellos han llegado al nivel de Buda y están junto a él?. También desde hace 2.000 años han existido y existen muchos monjes taoistas ero ¿cuántos de ellos han encontrado a Lao-Tse y están junto a él?.

Muy pocos, porque estamos dentro del grupo de los parásitos y Jesús, Buda, Lao-Tse  otros grandes Maestros tuvieron una forma de vida que no pertenecía a la forma de vida del grupo de los parásitos sino que actuaban como una parte de la naturaleza.

Si un cristiano, antes de rezar, un monje budista, antes de meditar, un monje taoista, antes de hacer chikung, trabajan para salir del grupo de los parásitos de la naturaleza y consiguen salir de este grupo, naturalmente entran en el grupo cuyo modo de vida es el de la naturaleza, y así con Jesús, con Buda, con Lao-Tse y otros grandes Maestros, parece que se encuentran en el mismo lugar, parecen vecinos. Es más fácil el contacto con ellos y hablar con ellos.

Para dejar de ser un parásito de la naturaleza tenemos que tener Naturaleza Interior, es decir, cada día tener presente en nuestro pensamiento el concepto de naturaleza interior y actuar según el modo de la naturaleza interior.

Así, si después rezamos, meditamos o hacemos chikung, obtendremos un gran efecto y rápido, tan rápido que no parecerá que estemos caminando sino que nos moviéramos a la velocidad de un avión.

El origen de NATURALEZA.

Nosotros somos una parte de la naturaleza pero el verdadero origen del humano radica en el cielo, la tierra, el aire y el agua.
Cielo, tierra, aire y agua son una parte del sistema solar. El origen del sistema solar está en el universo. El origen del universo, ¿cuál es?.
Lao Tse en su libro Tao Te King explica que las personas son una parte de la tierra, la tierra es una parte del cielo, el cielo es una parte del Tao y el Tao es una parte de la Naturaleza. Esto significa que el origen del universo es el Tao y el origen del Tao es una Naturaleza más allá del propio Tao. Aquí la llamamos NATURALEZA 2.
En el interior del universo hay muchísimos sistemas solares y estrellas. Dentro de la tierra hay muchísimos seres humanos y animales. En el interior de nuestro cuerpo hay muchísimas células. Así, de la misma manera, dentro del Tao hay muchísimos universos y dentro de Naturaleza 2 hay muchísimos Taos.
Nosotros pensamos que Dios es omnipresente y omnipotente porque en Dios se encuentra el origen de la Naturaleza. Por tanto, si más allá de Naturaleza 2 no hay nada más, esto significa que Naturaleza 2 es lo físico de Dios.
El Tao es como una célula de Naturaleza 2. El universo es como una célula del Tao. La tierra es como una célula del universo. Nosotros somos como una bacteria de la tierra. Es decir, nosotros, los humanos, tenemos una relación con Dios similar a una célula de una célula de otra célula de una bacteria de Dios.
Si el origen de la Naturaleza es más grande que la Naturaleza 2 significa que lo físico de Dios es más grande que Naturaleza 2.

Cabezota y genio

Todo el mundo piensa que ser cabezota y tener genio es algo negativo, no? porque de esta manera “la cabeza” sería como una piedra pero si observamos la naturaleza, en ella encontramos el diamante el cual tiene su origen en la roca.
Dentro del conjunto de los cinco elementos de la naturaleza, agua, tierra, fuego, madera y metal, el diamante no existe como uno de ellos y su origen está en las piedras.
Un buen uso de ser cabezota y tener genio es muy positivo, es decir, tener genio y ser cabezota no sólo es negativo.
Por ejemplo, la voluntad tiene su origen en el genio y en ser cabezota. Por ejemplo, si no quiero fumar pues no compro tabaco. Es decir, si no tengo genio y no soy cabezota no puedo tener voluntad.
Yo quiero ser como cabezotaaaaa…

Maestro Sun Junqing

Emblema del segundo nivel en la práctica del wubaomen chikung

Emblema del nivel 2 del Wubaomen

El emblema que representa el segundo nivel en la práctica del wubaomen chikung consta de dos partes bien diferenciadas. Observamos cuatro tigramas exteriores que envuelven la zona central ondulada.

 
Los cuatro tigramas exteriores se asemejan a las cuatro ruedas de un coche de manera que si las cuatro ruedas están en buen estado y funcionan correctamente nos encontraríamos recorriendo un camino con rapidez. Si faltara una de esas cuatro ruedas, el coche no podría transportarnos por ese camino que pretendemos recorrer. Por tanto, los cuatro tigramas representan la naturaleza interior. Ésta es la forma de la vida como el sol, como el agua, como la tierra, como el aire. Como el Sol significa, siempre quemando su cuerpo y dando luz para ayudar a los demás. Como el Agua significa que siempre tiene armonía con todo además de mantener la vida. Como la Tierra, que da su espacio además de estar siempre en la posición más baja por su humildad. Como el Aire que lo abraza todo dejando total libertad.
 
La zona central del emblema expresa la sensación del mundo del Tao o agua de Tao. También representa el origen del Universo además del origen de la energía, lo físico y lo mental, que son formas dentro del Universo. Las seis líneas onduladas hacen referencia a las seis orientaciones que son arriba, abajo, adelante, atrás, izquierda y derecha. Estas seis líneas también significan el fundirse con el líquido del Tao.

Buda del Origen

El día 11 de abril, por la mañana, me encontraba tratando con acupuntura a mis pacientes a la vez que realizaba chikung. Sentí interés en conocer el espacio ocupado por mi energía, ver hasta dónde llega mi energía. Miré junto a mí y vi una figura similar a Buda a la derecha de mi cabeza. La cabeza de la figura era de dos metros de alta.
En un primer momento pensé que esta figura era mi cuerpo de energía pero mirando con mi mente fui consciente de que no era mi cuerpo sino el cuerpo de Buda del Origen.
Él me miraba y yo le miraba a Él. Se coloca frente a mí a una altura de dos metros por encima mía de manera que su mejilla izquierda queda orientada hacia mí.
Estaba sentado en una silla de color nogal con apoyabrazos y sus manos se encontraban apoyadas sobre sus rodillas. A continuación me hizo llegar una gran cantidad de su energía.
La sensación de su energía es similar en el movimiento al viento solar pero más suave y más lento, no contiene luz, no tiene color, es similar al aire y se encuentra en continua expansión desde el cuerpo de el Buda del Origen.