La acupuntura del Qigong


La acupuntura del qigong y la acupuntura común son tratamientos terapéuticos distintos.

En el tratamiento de la acupuntura común, el efecto terapéutico se da sólo por la fuerza de las agujas. Ese efecto terapéutico se manifiesta en forma de reacciones como el dolor ocasionado por las mismas agujas, el dolor en sí mismo, pesadez, entumecimiento, etc. mientras está la aguja clavada.

En este tipo de tratamiento, una vez se sacan las agujas, desaparecen ese tipo de estímulos y reacciones que se dan en el cuerpo y el tratamiento termina.

En cambio, en el tratamiento de la acupuntura del qigong, como se realiza por medio de la acción de las agujas y de la energía (del chi), mientras están las agujas clavadas, a través de ellas también la energía circula por la zona afectada y por todo el cuerpo.

De ahí que con la acción de la energía el estímulo generado por las agujas sea mucho más fuerte que el de un tratamiento común de acupuntura y también los resultados sean mucho mejores.

Además conviene añadir que aun después de sacar las agujas, la energía todavía queda en el cuerpo del paciente y es posible que permanezca por lo general hasta tres días.

Como efecto de la presencia de la energía en el cuerpo, se tiene la sensación de que las agujas están aún en la parte afectada del cuerpo, incluso es también posible que se mantenga la reacción del dolor ocasionado por las agujas y del dolor en sí mismo.

Este tipo de reacciones no son consecuencia de un empeoramiento de la situación. Por el contrario, son indicadores de que por medio de la energía el proceso curativo sigue su curso.

Es decir, el que, aun después de finalizada la sesión, se sigan experimentando distintas reacciones, es una prueba de que el tratamiento continua.

En las personas con problemas de salud estas reacciones son fuertes y prolongadas. Pero, no se preocupen porque, como mucho, duran unos tres o cuatro días.

En el caso de que después de pasados cuatro días se sigan sintiendo molestias, por favor, con toda libertad llamen por teléfono o pónganse en contacto conmigo por cualquier otro medio.

Por último me gustaría aclarar que, cuando en órganos como el estómago, intestino, útero, pulmones, hígado, o cuando por ejemplo en la cabeza, en el cuello, hombros, brazos o piernas, hay un bloqueo del flujo sanguíneo, un sistema que no funciona, un bloque de energía perjudicial para la salud, un tumor, etc., la acupuntura del qigong tiene su modo peculiar de solucionar estos problemas: las agujas se clavan directamente en el bloque de energía dañina o en el tumor.

Debido a esto, la reacción del cuerpo después de una sesión de este tipo es más fuerte que cuando se trata de la acupuntura común, y también es posible que se experimente dolor

Pero no deben preocuparse porque esa reacción intensa y penosa forma parte del proceso de curación.

En cuanto a las agujas:

Como el tratamiento se realiza por medio de la energía (chi) que pasa a través de la aguja, al terminar, las agujas que se han usado también quedan impregnadas de esta energía.

Por eso, cuando se repite el tratamiento utilizando las agujas usadas anteriormente, el efecto terapéutico es mucho mayor que el de las agujas nuevas.

Agradecería que las personas que ya han venido a la consulta otras veces, a ser posible, trajeran las agujas de la vez anterior.

En cuanto a la salida de sangre:

Al extraer las agujas, lo normal es que no sangre. Ahora bien, en los casos de pacientes con sangre poco saludable, es posible que sangre un poco.

En estos casos, el que sangre es señal del efecto positivo del tratamiento y no hay que preocuparse porque esa sangre que sale no es buena.

En cuanto a la ropa:

En la acupuntura común, el paciente se quita la ropa y las agujas se clavan directamente en la piel.

Sin embargo, en este tipo de acupuntura las agujas se clavan en el cuerpo con la ropa puesta.

Se hace así porque de esa forma el efecto terapéutico es mayor ya que con la ropa la superficie del cuerpo está más caliente y la energía y la sangre circulan de manera más fluida.

Desde luego no hay ningún peligro de contagio de virus por causa de la ropa.

Sun Junqing, 14 de febrero de 2009